Nuestro punto de partida es la generosidad; la solidaridad en su estado más puro. Gracias a ese maravilloso gesto, el acto de la donación de órganos, podemos luchar por la vida, continuarla. El camino que tenemos que recorrer es difícil, parecido a cruzar un río con crecida. Estamos en la orilla, el río frente a nosotros; algunos no pueden siquiera saltar al agua, su viaje termina aquí; otros son arrastrados por la corriente, finalmente, se alcanza el otro lado. Todos tenemos que intentarlo. No hay marcha atrás

Tel. 696 89 52 21

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram